Relatos eróticos en español

Destacados

Últimos articulos

El amigo de mi hermano me hizo gozar.

 

El amigo de mi hermano me hizo gozar.

  David era el guaperas amigo de mi hermano, es tan atractivo. Siempre que viene me pilla mirándole, un día que mi hermano se iba a recoger un paquete en correos,  y él se quedaba arreglándole el ordenador. Que vete tú a saber quién se las arregló para que ese ordenador no funcionase ese día. Cuando mi hermano se fue por la puerta, eche el pestillo, me busque mi mejor vestido y le pedí...

Mas

El compañero salido que me pone.

 

El compañero salido que me pone.

    El salido que me pone   Estaba haciendo los deberes en mi casa con un compañero de mi clase. Justamente estábamos solos y era un chico alto, moreno y que estaba muy bueno. Muchas chicas estábamos detrás de él, pero parece que a ninguna le hace caso. En mitad de un ejercicio de matemáticas excesivamente complicado, me preguntó si podía ir al baño, a lo que y...

Mas

El mejor de los masajes con final feliz.

 

El mejor de los masajes con final feliz.

  El mejor de los masajes. Con final feliz   No era la primera vez que iba, pero sí la primera vez que me pasaba. Hacía ya dos años que iba a una masajista profesional cada mes para quitar esos dolores molestos que me salían alrededor del cuello y por la espalda. La masajista era una chica joven, pelo largo y moreno, y siempre lucía en una bata blanca cerrada y unos taconazos negros. ...

Mas

All of me - Primera parte (Lara S.)

 

All of me - Primera parte (Lara S.)

All of me   Él bebe de su copa, es un vino blanco ligeramente afrutado, suave. La observa. Ella, rubia, pálida y frágil se encuentra sobre la cama del hotel. Está atada, unos lazos negros unen sus delicadas muñecas con el cabecero de forja. Ella tiene los ojos tapados, una suave seda negra cubre sus largas pestañas, la boca de labios rojos y húmedos e...

Mas

Mundo porno, verdadero o falso.

 

Mundo porno, verdadero o falso.

  Mundo porno. ¿Verdadero o falso?   La pornografía es un mundo donde ocurren muchas cosas de ...

Mas

Encuentro (Lara S.)

 

Encuentro (Lara S.)

Un cálido recibimiento. Se me ocurre que vas a llegar diferente. Distinto. Como siempre Como nunca. Va a suceder que te voy a esperar de un modo especial. Como no lo esperas. Como lo imaginas. Acabas de c...

Mas

En la cima del mundo, sexo en la azotea.

 

En la cima del mundo, sexo en la azotea.

  Acostumbro a ver la ciudad todos los domingos por la noche en la azotea de mi edificio a mi querida ciudad para despedirme de la semana, es un ritual de gratitud hacia el tiempo pasado y esperanza al periodo de siete días que llega. Vivo en una comunidad de vecinos amables pero d...

Mas

Lesbiana por mi amiga.

 

Lesbiana por mi amiga.

  Lesbiana por mi amiga   Eran las tres de la mañana y estaba llamando a la puerta de mi mejor amiga. Había salido de fiesta y claro, el alcohol se me fue de las manos, por eso pensé que era el momento de hacer lo que llevaba tiempo deseando. Lo deseaba justo cuando ella me confesó que era lesbiana y que estaba enamorada de mí. Yo por miedo, la rechacé. Pero esta noche no,...

Mas

Mirando a mis vecinos experiencias de un voyeur.

 

Mirando a mis vecinos experiencias de un voyeur.

    Mirando a mis vecinos.   Pocas veces me asomo a la ventana, pero ese día fue la mejor idea que tuve. Me sorprendió ver que la ventana del cuarto de mis vecinos estaba abierta. Es una pequeña ventana que da a un patio interior, por lo que imaginarían que nadie les estaba viendo. Ella lucía un conjunto de encaje rojo muy sexy, mientras que él parecía preparado para la acci...

Mas

La cartera siempre llama dos veces.

 

La cartera siempre llama dos veces.

  La cartera siempre llama dos veces.   Las doce de la mañana. Siempre la espero a la misma hora. Desde que un día nos encontramos en el portal mientras ella dejaba cartas en los buzones y comenzó a tirarme los tejos siempre me sube las cartas a casa. Para agradecérselo, siempre la dejo pasar, pero muy poco tiempo, ya que ella tiene que seguir con su labor. Para no ...

Mas

Confesiones de una exhibicionista.

 

Confesiones de una exhibicionista.

  Un aparcamiento abandonado de mi ciudad se había convertido en el lugar idóneo para pajilleros y salidos que le encantan mirar a otras parejas montárselo entre ellos. Allí solían ir parejas para follar en su coche mientras los pajilleros desde fuera se masturbaban. Esa situación a mí y a mi chico nos daba mucho morbo, por lo que decidimos probar la experiencia de ir allí por la noche...

Mas

La suerte del bobo

 

La suerte del bobo

  Aquí nos vemos todos los días, su perfume de rosas penetrante, el mismo que impregna toda la oficina, el que reconocí aquella noche en el cine cuando iba con Esperanza, mi secretaria. Ella es una muchacha que lleva un año conmigo trabajando pero la campeona de las felaciones. Digamos que la ascendí por su desempe&nt...

Mas
 Ver todas