Un dia de paseo por la playa nudista.

  Ellos escriben

 


Y sin pensarlo mucho y con muy poca ropa nos fuimos para una playa nudista. ¡Vaya! que queda lejos, pero valdría la pena.


Llegamos mi pareja y yo, ella con ganas de tomar un poco de sol y yo con un cachondeo infinito. Con las expectativas altas de ver a más mujeres desnudas.


La ayudo a bajar de la furgoneta y nos miramos. Es hora de quitarnos todo.


Salimos agarrados de mano cual pareja de simios para la orilla y enseguida me pille mi primer par de tetas de una nudista. La curiosidad ya estaba llegando a su fin, cuando de repente otro par de tetas y una mujer velluda, pero de la mejor forma. Mi pareja se venía también peluda pero ya es algo que disfruto mucho. De hecho le exijo que así lo conserve. Se ve mucho más mujer.


Nos sentamos cerca de la orilla y nos colocamos bronceador y ya mi libido estaba a tope. Al tocar a mi mujer con ese oleoso elixir para poder cubrir su piel por completo. Decidimos que después de 30 minutos de sol nos echaríamos al mar.


Agarrados de manos nos sumergimos y nos comentamos nuestras primeras impresiones pero poco a poco acercándonos. Cuando ya la tenía muy cerca de mí y con una erección que ni ella misma recordaba haberla visto. Mi morbo aumentaba al ver que una que otra pareja también estaban igual de desnudos en el agua y que hacían caso omiso a su entorno, éramos nosotros y la naturaleza. Me ubique para intentar penetrarla y mi sorpresa es que ella estaba tan caliente como yo. El frio del mar no fue excusa para no sentir como mi palo cruzaba dentro de ella detallando su vagina como se contraía. Ella me abrazo con sus piernas y llevo el control. No nos importaba otra cosa que nuestro acto. Me tomo del cuello con sus dos manos y me llevo con su movimiento hasta la orilla donde la apoye sobre la arena y en divino misionero fuimos copulando como nunca antes. Con la mayor adrenalina y las miradas fijas en nosotros al ver que el deseo lo llevábamos a flor de piel. Mi mujer se vino y logre sentir esa cerradura que forma cuando llega. Me echo a la arena y se llevo mis genitales a la boca mientras con su mano izquierda me pajeaba hasta hacerme llegar.




Enviado por: Anónimo

 Visto

332

Anuncio ID: 10



Publicidad