La suerte del bobo

  Ellos escriben

 


Aquí nos vemos todos los días, su perfume de rosas penetrante, el mismo que impregna toda la oficina, el que reconocí aquella noche en el cine cuando iba con Esperanza, mi secretaria. Ella es una muchacha que lleva un año conmigo trabajando pero la campeona de las felaciones. Digamos que la ascendí por su desempeño.


Soy un hombre soltero empleado de una oficina de administración y en realidad Esperanza no es mi secretaria. Mi jefe fue quien lo contrato pero yo fui quien la se la follo el primer día.


La chica que conocí en el cine es una amiga de Esperanza.


Sin dudar la invitamos a mi departamento. Ella acepto sin chistar ya que es una amiga cercana, pero sin saber lo cercana que era. Aquel caluroso momento de llegada para abrir la puerta no pudo suceder mejor. Resultaba que esa dulce y aromática muchacha era una ex pareja de orgías de Esperanza. Y la nueva subgerente de la empresa en donde trabajo, que se suponía debía llegar el lunes. Como ya había leído mis intenciones y sin preguntar entraron estas pervertidas a mi casa y comenzaron a besarse en mi cara. Lo hacían mirándome mientras cogía una erección de las que nunca había tenido en años.


Me acerco a ellas y rápidamente coloco mis manos en sus nalgas, llevaban falda y ninguna llevaba ropa interior. Esperanza como mucha de las veces sin decirme traía puesto su butt plug para preparar su culo para mis fuertes penetraciones. Tengo 17 poderosos y respetables centímetros que han llevado al orgasmo a más de una.


Era mi primera vez con dos al mismo tiempo. La otra chica por otro lado se le corría lo mojado entre las piernas. Me dijo que estaba tan excitada que le latía la vagina cual cardiopatía. Las dos me llevaron a la sala y ahí bajaron mis pantalones. A esperanza sin querer la he golpeado con mi miembro erecto por lo complicado del desajuste. La muñeca de rosas tomo mi pene y ha colocado en su caliente boca para darme la segunda mamada mas divina del mundo. Era una competencia entre ella y Esperanza. Estuvieron 15 minutos practicándome el podio del blowjob. Por curiosidad abrumadora cogí de la chica por la vagina hasta hacerle llegar una primera vez, eres una squirter. Esperanza me vio y empezó a sacar su tapón del ano. Así de dilatado comenzar a penetrarlo suavemente mientras la otra chupaba mis bolas. Empezó desde ese día la jugada más segura de hacerme correr en un instante. Me he corrido en el culo de Esperanza y su amiga tomo mi semen que corría bajando por su chocho y lo trago hasta saciar la sed.


Enviado por: Anónimo

 Visto

163

Anuncio ID: 14



Publicidad