La cartera siempre llama dos veces.

  Ellos escriben

 


La cartera siempre llama dos veces.


 


Las doce de la mañana. Siempre la espero a la misma hora. Desde que un día nos encontramos en el portal mientras ella dejaba cartas en los buzones y comenzó a tirarme los tejos siempre me sube las cartas a casa. Para agradecérselo, siempre la dejo pasar, pero muy poco tiempo, ya que ella tiene que seguir con su labor.


Para no perder el tiempo, la recibo en ropa interior, y rápidamente me encargo de quitarle la ropa para dejar al descubierto unos pechos grandes y contundentes. Me encanta lamer sus pezones puntiagudos, señal de que está muy cachonda.


A ella le encanta mi polla y no tarda en echarle mano por encima de mis calzones. Me encanta cómo me la chupa, y por ello rápidamente baja la cabeza para que su lengua comience a pasar de forma juguetona por mi capullo. Se la mete hasta dentro y la llena bien de saliva mientras yo le quito los pantalones y paso mis dedos por su húmedo coñito depilado, los introduzco lentamente para comprobar que está muy caliente.


Rápidamente le doy la vuelta y la dejo contra la pared, como sé que a ella le gusta, y hago que mi polla le entre de primeras y hasta el fondo. Su grito sordo es un placer para mí. Siento su caliente interior y ella lo goza mientras cierra los ojos. Cada vez la penetre más rápido y ella ya no puede aguantar los gritos de placer, entre alaridos me dice que quiere mi leche dentro de ella, lo que hace que me corra al instante en su interior.


Así se va bien follada a seguir con su trabajo, y yo ya cuento las horas que faltan para volverla a ver y disfrutar de nuevo de una buena follada.


 


Enviado por: Anónimo


 Visto

195

Anuncio ID: 34



Publicidad