Lesbianas en la ducha, relato erótico

  Ellas Escriben

 


El entrenamiento ha sido agotador. El entrenador quiere que estemos a punto para el próximo partido. Pero el mejor momento llega al final del entrenamiento, cuando en el vestuario nos quedamos Noelia y yo a solas. Desde hace unas semanas, aprovechamos el momento en el que todas mis compañeras se cambian y van saliendo del vestuario para disfrutar de ella. Nunca había estado con una mujer, pero el morbo que me despierta Noelia hacía tiempo que no me lo despertaba un hombre. Y el morbo por la situación en el vestuario es algo inimaginable.


 


Pero hoy más que nunca esperaba con ganas ese momento. Noelia es una experta con las mujeres, y sabe perfectamente cómo ponerme muy cachonda. Ya durante el entrenamiento me lanzaba miradas, como un adelanto de lo que me esperaba. Y ni siquiera esperó a que me metiera en la ducha para abalanzarse sobre mi cuello. Empezó a pasar su lengua por mi cuello para ponerme la piel de gallina. Acto seguido me saca de un tirón la camiseta del entrenamiento, dejando mis pechos al aire. Noelia los mira y me suelta una sonrisa pícara. Empieza a tocarlos y pasa su lengua por mis pezones mientras me mira de reojo. Eso me pone muy cachonda y cierro los ojos para disfrutar de esa sensación. Me muerdo el labio debido al placer y al calentón del momento, justo cuando Noelia para. Le encanta hacerme eso.


 


Ella se aleja de mí y se va para la ducha mientras se quita su camiseta y sus pantalones, quedando totalmente desnuda, pero dejando que sólo vea su espléndido culo. No me lo pienso y voy tras ella, quiero que me siga dando el placer que sólo ella me hace sentir. Entro en la ducha y ella me está esperando. Su cuerpo es delgado y bien cuidado, y sus pechos me hacen ver que está tan cachonda como yo. Se acerca a mí y me susurra al odio que está deseando pasar su lengua de mi boca a mi coñito. Acto seguido me besa. Su juguetona lengua va buscando la mía mientras se abre paso por mis labios. Yo le sigo el juego y choco mi lengua con la suya. Jugueteamos un rato con nuestras lenguas mientras ella aprovecha para pasar su mano debajo de mi pantalón y comenzar a tocar mi sexo. Sabe cómo tocarme y no tardo en empezar a lubricar mi sexo, ella lo nota y deja de jugar con mi lengua, me mira y con un escueto “quiero saborear como sabes nena” se agacha y me baja los pantalones.


 


Al estar desnuda completamente ante ella me pongo aún más cachonda. Noelia comienza a saborearme. Pasa su lengua por mi vulva mientras yo arqueo la espalda para darle a entender que estoy sintiendo mucho placer con su juego. Me lame completamente mi sexo para luego introducir en él un dedo, luego dos, luego tres. El sentir sus dedos entrar y salir mientras su lengua juguetea con mi clítoris me hace llegar al orgasmo rápidamente, y en ese momento mis jadeos son incontrolables. Noelia se levanta y me vuelve a besar, para así compartir el sabor de mi sexo. Cuando hemos terminado, nos duchamos juntas y luego nos despedimos, deseando que llegue pronto el siguiente entrenamiento.

 Visto

244

Anuncio ID: 51



Duplex lésbicos tripex

Publicidad